La madrina es una de las figuras más importantes del gran día. Por ese motivo, debe estar a la altura. Aunque es una tendencia que está decayendo, muchas son las madrinas que siguen apostando por la opción más tradicional. En El Taller de Regina, te hablamos de cómo llevar mantilla para ser la madrina perfecta. 

Madrinas con mantilla

Si nos fijamos en las bodas de muchos famosos, las madrinas siempre han apostado por la tradicional mantilla. Y es cierto que siempre es un acierto seguro. Además, teniendo en cuenta el protocolo, este complemento es totalmente acertado para un enlace. Sin embargo, a pesar de dar ese toque de elegancia a la madrina, no siempre es fácil combinarla con el vestido escogido para ese día.

Vestido

 

Aunque la madrina es la única invitada que puede elegir la opción de largo o corto en las bodas de día, en este momento es apropiado llevar un vestido corto tipo cóctel, especialmente si estamos en verano. En el caso de las bodas de tarde o noche, la madrina deberá vestir de largo. Si la ceremonia es civil, deja a un lado los diseños largos. En ambos casos, lo adecuado si vas a llevar mantilla, es elegir vestidos con diseños sencillos, clásicos y elegantes, que no quiten el protagonismo de la misma. 

Aunque las madrinas normalmente tienen libertad para elegir el largo del vestido, no ocurre esto en lo que al color respecta. La madrina nunca debe ir de blanco o de color negro. 

Asimismo, tampoco se recomienda abusar de tejidos excesivamente brillantes sino optar por tejidos como la seda o el crepe. Por otra parte, lo adecuado es que la madrina vaya vestida con una sola pieza con manga larga o francesa. La mantilla, debe estar acorde con la altura de la madrina. 

 

Tipos de mantilla

Hay tres tipos de materiales con los que se suelen confeccionar las mantillas. Los más usados son: blonda, tul y chantilly. Las mantillas de blonda están fabricadas de un encaje de seda o de blonda. Las mantillas de tul, que están fabricadas por un tejido fino y transparente que puede estar hecho de seda, hilo o algodón (que suele ser el más corriente). Por último, y quizás las más elegantes, las mantillas de chantilly son de un tejido francés ligero.

Las mantillas en ocasiones suelen acompañarse por algún detalle en el pelo, como un lazo, un pasador o alguna flor, aunque no es estrictamente necesario. También, se recomienda fijar la mantilla a los hombros para que no se mueva con el viento o se mueva hacia los lados. Te hará sentirte más segura y evitar situaciones incómodas.