¡ Nos encanta el amor !

 

Qué mejor para hacer aflorar nuestra vena más sensible que descubrir otra de nuestras historias reales de una de las novias que visitaron este año nuestro Atelier.

“Dicen que cuando conoces al amor de tu vida el tiempo se detiene, y es verdad, lo que no te dicen es que cuando se pone en marcha lo hace aun más rápidamente para recuperar lo perdido.” Citaba ALBERT FINNEY – Edward Bloom en la película  “Big Fish”

Hoy contamos la historia de amor de Belén, una novia de ojos claros y mucha personalidad con ideas muy claras, que buscó para su día b un vestido de nuestra colección 2017 del grupo Rosa Clara Aire Barcelona, en corte sirena con escote en espalda que evoca el estilo de diva de Hollywood años 20, confeccionado en encaje chantilly, el vestido le quedaba espectacular realzaba sus curvas y marcaba su lado más femenino y sexy, personalizamos su vestido con una fina manga de tul con puño de encaje en cristal de svarosky con unas delicadas flores bordadas como su velo.

 

Pues bien,  la historia de esta pareja comienza  en redes, según nos cuenta Belén “Lo conocí mediante la red social Tuenti”. Yo por esas fechas vivía en Alemania, y él se puso en contacto conmigo porque quería conocer a mi mejor amiga. Él pensó que yo podía interceder o hacer de cupido entre ellos.. que cosas tiene esta vida… Quien me iba a decir, que el chico que me preguntaba como podía conquistar a mi ”hermanita” iba a acabar siendo mi marido 8 años después”.

Pasado el tiempo Belén volvió a España a conocer a un nuevo miembro de su familia su sobrino, pero el chico que por entonces preguntaba por su amiga esta vez no tenia ojos nada mas que para nuestra novia mas cosmopolita, “Mi idea era pasar un mes o así con mi familia, mi sobrino y mis amigos, y de nuevo regresarme a Alemania donde había comenzado una nueva vida en 2008 y tenía muchos planes y ganas de aprender el idioma… pero todo cambió, cambié en esos días en Alcalá y comencé a conocer a ese chico loco, que quería estar con mi amiga un tiempo atrás y me vi pasando muchísimas horas con el, hasta el punto en el que casi no dormíamos, el 19 de Mayo me lancé a darle el primer beso (porque el no se atrevía) tengo mi genio y el lo sabía…Y así fue como comenzó nuestra historia de amor…”

Después de ese momento comenzó una bonita convivencia que reforzó lo que empezó como un juego, el tiempo hacia a nuestra novia imaginar con vestirse de blanco pero no surgía el momento de que llegara ese día. Pero todo llega ¿Recordáis la pedida de mano que comienza la serie “Velvet” entre Ana y Alberto? Pues la pedida de nuestra novia nos recuerda a ese momento, Belén la recuerda así : ” Un día me dice prepara la maleta para un fin de semana que nos vamos, no me dijo ni donde íbamos ni nada, eso fue un jueves por la noche, el viernes por la mañana temprano nos montamos en el coche y yo seguía desconociendo el destino… después de unas horas de viaje estamos en Punta Umbría, en un precioso hotel y unas playas maravillosas… y el sábado después de cenar me llevo a la piscina, que estaba iluminada con unas preciosas luces y allí saco de su bolsillo una cajita y yo ya no pude dejar de llorar, no le pude responder, aunque creo que con la emoción que vio en mis ojos y mi cara supo la respuesta” y después de ese momento eligieron el 20 de mayo para su boda por que como estamos viendo en su historia este mes fue el mes donde empezó su amor.

 

Comenzó entonces el momento de preparar su día B y la búsqueda que más nos gusta la del vestido de novia, Belén nos cuenta: “Esperé a que llegase la nueva colección, para ver todas las novedades y poder decidirme. Tenía una idea muy definida y clara…pero no coincidió para nada con lo que elegí, todo lo contrario a mi idea principal. Mi idea principal era algo completamente liso, sencillo, sin encaje… en lo único que coincidí fue en la espalda, quería una espalda preciosa y de echo la tuve…”

Muchas de nuestras chicas sienten una sensación especial cuando ven su vestido y es el caso de Belén, “me emocioné muchísimo al verme delante del espejo… miré a mi madre y a mi prima, las dos lloraban de emoción, dije este es el mío además en cada prueba aumentaban mis ganas de que llegase el día y por fin poder disfrutar de mi vestido. Cada vez que me lo probaba más me gustaba”.

 

Cuando nos casamos no queremos en en nuestra boda falte detalle por eso nos volcamos en los preparativos, Belén mimó cada detalle de su boda  con esmero y supervisó cada detalle para que todo saliera perfecto. Fue todo muy emocionante, por mi cabeza rondaban mil ideas, quería prepararlo todo, hacerlo todo yo, y disfrutar de cada detalle. En todo momento tuve un apoyo incondicional que fue mi prima, ella estuvo en todos los preparativos, en todas las pruebas del vestido, en la elección de las canciones, de los detalles… ella fue mis manos y mis pies, y a la que le estaré siempre agradecida por toda su dedicación” y nuestra novia no puede evitar emocionarse al recordar este momento.

 

Algo que nuestras novias siempre imaginan durante el tiempo de sus pruebas, es que sentirán cuando llegue ese día, en el que te vistes guapísima de blanco, te rodeas de todos los que quieres y empieza la ceremonia donde te espera tu chico, lo hemos escuchado muchas veces contar por nuestras chicas, pero cada vez que nuestras novias nos cuentan las sensaciones de vivir ese momento, sus ojos se iluminan y se sienten de nuevo en ese mismo instante, decía Jorge Bucay en su cuento el “cementerio de la felicidad” en uno de sus cuentos que cuando mueres, los años que verdaderamente tienes son la suma de los momentos en los que viviste un momento feliz, este momento que viven nuestras chicas puede sumarse a esa lista, Belén nos lo cuenta así una de las bonitas sorpresas que le dieron ese día. Llegó el día y después de haber dormido solamente 2 o 3 horas porque me prepararon una sorpresa que jamás olvidaré, mientras me peinaban y me maquillaban mis peluqueras les estuve contando la sorpresa de la noche… llegaron todos mis familiares y mis mejores amigos a casa, acompañados de La comparsa de Alcalá, de la que mi hermano forma parte, y comenzaron a cantarme unas canciones preciosas, yo suelo ser muy intuitiva y es difícil engañarme, pero tengo que reconocer que no me imaginaba nada de lo que esa noche ocurrió, ver a mi hermano cantándome nervioso, le temblaban las manos, la voz, ¡¡Eso es sentimiento puro!! Ver a todos sus compañeros, a toda mi gente… todo lo hicieron por y para mí…no hay palabras de agradecimiento para todos y cada uno de ellos (me vuelvo a emocionar) la fiesta se alargó hasta casi las tres de la mañana, y a las seis ya estaba en la peluquería…“

Belén  llego al momento de la ceremonia y lo recuerda así “Cuando lo vi, estaba tan guapo y tan nervioso como siempre” Claro que no emocionamos, a él se le escapaban las lagrimillas,  y es muy raro verlo así de emocionado.

Es un día corto cargado de momentos maravillosos y para futuras novias Belén os cuenta algunos de los momentos que formaron ese día para que os imaginéis que viviréis.

“No puedo quedarme con uno solo, son muchísimos. Fueron muchísimas cosas emocionantes las que vivimos ese día, juntar a toda la familia y amigos ese día fue algo increíble, poder disfrutar y bailar con ellos hasta que ya dolían los pies, el momento de lanzar los globos de fuego fue muy divertido también, porque algunos no sabían lanzarlos, a otros se les quemaron, a un amigo casi le cae en la cabeza y nos reímos muchísimo… y así podía estar contándoos todo el tiempo…”

Como vemos vives muchas sensaciones bonitas, pero también se viven nervios, y momentos de preocupaciones, un consejo que nos dan todas las chicas en el que suelen coincidir al pasar su momento es el que hoy nos cuenta Belén:

“Le diría a las futuras novias que pensase solo ella y su pareja, en hacer las cosas que ellos crean que es lo correcto y lo que les gusta. Que no piensen en llevarlo todo planificado y que se dejen llevar por el momento. Las cosas se disfrutan más sin tenerlas tan planificadas. No somos robots, somos personas, así que eso es lo que les diría a todas las chicas que se vayan a casar y que lean este blog, ¡QUE DISFRUTES DE ESE DÍA QUE SE PASA MUY RÁPIDO Y NO SE VUELVE A REPETIR!”